MANTENIMIENTO

Como nuestras correas de cuero están elaboradas a partir de un material natural y resistente que resulta altamente absorbente, se prevé que se mantenga sin alteraciones en su aspecto unos 6 meses. La correa, colocada en un reloj Swatch, dura más si se toma una serie de precauciones y se aplican unos cuidados mínimos.

  • Protección contra el calor: No debe colocarse la correa de cuero al lado de fuentes de calor como llamas, radiadores u otros.

  • Protección contra la luz: No debe dejarse la correa expuesta a una luz directa fuerte, la luz del sol o una lámpara potente un tiempo prolongado, ya que esto puede afectar a la superficie de cuero.

  • Protección contra el agua: Debe evitarse el contacto con el agua y la humedad, ya que puede provocar alteraciones en el color y deformaciones.

  • Productos químicos: Ten en cuenta que el cuero es un producto permeable. Por tanto, debe evitarse el contacto con sustancias grasas y productos cosméticos.

  • Secar una correa húmeda: Si la correa se moja o humedece, debe dejarse a una temperatura ambiente normal o, preferiblemente, en un sitio fresco. No debe dejarse al calor.

  • Limpieza: Frotar con un paño húmedo y, si es necesario, un poco de jabón suave. Este método es especialmente adecuado para correas de cuero liso o graneado. Debe procurarse que el cuero no absorba demasiado líquido, incluso aunque esté muy seco.

  • Cepillado: Debe usarse un cepillo suave (por ejemplo un cepillo para uñas). Este método se recomienda para cueros tipo nubuc o correas delicadas. Permite eliminar la suciedad y renovar las fibras de superficie.

  • Y finalmente... si tienes algún problema con tu producto Swatch, debes ponerte en contacto con tu vendedor Swatch más cercano.